Los secretos de belleza de las mujeres asiáticas

Un cutis perfecto, una cara sin arrugas, una grácil figura, un pelo brillante - los sueños de las mujeres asiáticas relacionados con la belleza no son diferentes de los de las europeas y alcanzan la perfección mediante técnicas tradicionales y técnicas cosméticas modernas.

Parecer jóvenes y sanas es importante para las mujeres asiáticas, de ahí la popularidad de los cosméticos antiarrugas (http://www.tiens.es/es-es/nuestros-productos/p/serum-intensivo-calmante-aprotie-circe) usados incluso por mujeres de 20 años. La razón no está en la tan popular filosofía anti-envejecimiento del mundo occidental, sino en prevenir los efectos del envejecimiento en lugar de reparar lo que el paso del tiempo ha hecho a la piel y al cuerpo. Las mujeres asiáticas se aplican incluso más de diez cosméticos al día, por ejemplo, pueden utilizar un máximo de 3-4 productos diferentes para el cuidado de la piel de los ojos durante un solo ritual de belleza, que realizan cada mañana y tarde. Prestan gran atención a la limpieza de la piel.

 

¿Sol? ¡HAY QUE DETENERLO!

Las mujeres asiáticas, cuando se trata del cuidado de la belleza, aprecian los avances tecnológicos más recientes en cosmetología y los tratamientos de medicina estética tanto como los ingredientes naturales y rituales utilizados durante siglos en el cuidado de la belleza, el té verde, o los masajes. Las mujeres asiáticas están, en efecto, obsesionadas con el envejecimiento solar, de ahí la popularidad de los protectores solares con niveles altos de protección, así como la protección con sombrillas durante los paseos en días calurosos de verano. Para ellas, una piel bella es una piel que no tiene signos de bronceado, y la piel ideal es la piel pálida. Por tanto, diferentes tipos de cremas para aclarar la piel y máscarillas son muy demandadas.

 

La forma de ganarse a un hombre es a través de su estómago

Las mujeres asiáticas saben que lo que comemos tiene una inmensa influencia en la belleza. Y esto no solamente tiene que ver con una figura delgada, sino también con la comprensión de que incluso los cosméticos más caros no funcionan a menos que reciban el apoyo adecuado desde dentro. La cocina asiática es, pues, no sólo sabrosa y saludable, sino también buena para la belleza. Incluye muchas frutas y verduras, que son fuentes de vitaminas como la vitamina C y E y fuertes antioxidantes que luchan contra los radicales libres responsables del envejecimiento.

La dieta asiática de la mujer también es rica en pescado, que además de su rico valor nutritivo, es una gran fuente de ácidos grasos insaturados (omega-3). Estos ácidos no sólo contribuyen a la prevención y el alivio de los síntomas de las denominadas enfermedades de la edad moderna, sino también a promover los procesos de regeneración de la piel, aliviar la irritación, la inflamación y retrasar el proceso de envejecimiento. El marisco, a su vez, aparte de omega-3, contiene muchas vitaminas (especialmente vitamina B) y minerales como selenio, zinc, hierro, magnesio, calcio y flúor. Estos son importantes no sólo para la función apropiada del cuerpo (por ejemplo, el calcio en la formación de los huesos http://www.tiens.es/es-es/nuestros-productos/p/super-calcio-en-polvo-tiens), sino también para mejorar la condición de la piel, mejorando su elasticidad.

La soja es otro elemento fundamental de la dieta de las mujeres asiáticas, y de manera similar al pescado y al marisco, es una fuente de ácidos grasos omega-3, ácidos y vitaminas B, y además contiene isoflavonas - fito-estrógenos naturales (http://www.tiens.es/es-es/nuestros-productos/p/kardi-tiens-aceite-omega-3). Estas, después de entrar en el cuerpo imitan la acción de los estrógenos, de esta manera pueden reforzar el equilibrio hormonal en las mujeres, y a su vez también pueden afectar a la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico en las capas más profundas de la piel. Pero por encima de todo, son fuertes antioxidantes. Como parte de una "dieta de la belleza 'el fruto de la planta de azufaifo también es popular en China, también conocido como dátiles chinos (http://www.tiens.es/es-es/nuestros-productos/p/data-concentrated-juice-1), así como las semillas de loto o la raíz de ginseng, mientras que en Japón son más populares las algas.

Una dieta saludable es enriquecida por las mujeres asiáticas con suplementos dietéticos. Su uso en Asia está muy extendido.

 

Los aliados naturales de la belleza

En el cuidado de la belleza de la mujer asiática, la tradición y la naturaleza juegan un papel crucial. En la cultura china, la palabra "equilibrio" destaca especialmente, por lo que la idea de estrés, la acumulación de tensiones, lo que afecta negativamente a la propia salud y la belleza es poco familiar.

El masaje facial juega un papel importante en el cuidado de la belleza de las mujeres asiáticas. Acariciar y pellizcar la piel mejora el óvalo facial, relaja los músculos y previene la aparición de arrugas. Las propiedades beneficiosas de la soja son experimentadas por las mujeres asiáticas no sólo en su consumo, sino también a través de la aplicación de cosméticos con la soja como ingrediente principal. La soja es particularmente eficaz en los cosméticos anti-envejecimiento, sus ingredientes activos mejoran el tono y la hidratación de la piel.

Otro éxito de la cosmética hecha en Asia es el té verde. Desde hace siglos se ha considerado como una fuente de salud y juventud, sus notables propiedades se han aplicado también en la cosmetología, principalmente gracias a los polifenoles. Estos compuestos presentan propiedades antioxidantes (eliminan los radicales libres) que además trabajan mejor que las vitaminas C y E. Como resultado de la utilización de productos cosméticos que contienen antioxidantes, el tejido conectivo de la piel y los vasos sanguíneos se hacen más fuertes, y la piel está mejor protegida contra la radiación UV. Esta es la razón por la que el extracto de té verde se utiliza a menudo en forma de preparados diseñados para combatir el envejecimiento. También es eficaz la semántica de Inca para la piel joven ya que ayuda a disminuir la producción excesiva de sebo responsable de las pieles grasas. El té verde también se aplica en los cosméticos anticelulíticos, champús, acondicionadores, y gracias a su hermosa fragancia, en lociones corporales y perfumes. Un método casero de las mujeres chinas para tener el hermoso pelo es, por ejemplo, un enjuague para el cabello preparado a partir de dos tazas de té verde y una docena de gotas de aceite de romero.

 

Perla, camelia y ruiseñor

Entre los cosméticos naturales de Asia, el jazmín es muy popular. El aceite de jazmín suaviza la piel, pero al mismo tiempo refuerza su barrera protectora, alivia la irritación, y repone los déficit de lípidos. Es importante destacar que hidrata no sólo la epidermis sino también capas más profundas de la piel. Los cosméticos a base de polvo de perlas son muy utilizados por las mujeres chinas. En la medicina tradicional china se usa también como suplemento, y se cree que el polvo de perlas tiene efectos anti-inflamatorios, antibacterianos, pero por encima de todo propiedades medicinales de 'enfriamiento' del cuerpo. Los cosméticos que contienen polvo de perlas, según las mujeres chinas, ayudan a combatir las arrugas, mejoran el tono de la piel, blanquean y protegen del sol. Sin embargo, las mujeres japonesas tienden a sentir debilidad por los cosméticos con aceite de camelia. Se frotan Tsubaki, aceite de camelia virgen extra, en el pelo y la piel de uñas, y lo aplican en la cara, cuello, escote y cuerpo. Este ayuda a combatir las estrías, los cambios en el color de la piel, y nutre magníficamente la piel. Sin embargo, el verdadero producto estrella de exportación de los cosméticos japoneses es una máscara hecha de excrementos de ruiseñor, que hidrata intensamente, suaviza, disminuye los cambios en el color de la piel, reduce las arrugas y mejora el aspecto de la piel.

 

Por el bien de un cuerpo hermoso

El cuidado del cuerpo asiático incluye, además de cosméticos, principalmente masajes, aunque también actividad física. Los diferentes tipos de masaje asiático, según la medicina tradicional china, restauran la armonía y energizan. Su propósito es mejorar tanto el rendimiento físico como el mental. Uno de los más populares es el masaje shiatsu, literalmente "masaje con un dedo", que se adapta a las necesidades individuales del cuerpo. El masaje Shiatsu se realiza sobre una estera en el suelo, sin el uso de aceites, llevando ropa holgada. El masajista realiza presiones en cada parte del cuerpo durante el tratamiento, regulando así el flujo de la energía qi del paciente. Esto se supone que proporciona un buen estado de ánimo y que también beneficia a la apariencia ya que el masaje mejora la función de los sistemas cardiovascular y linfático.

El ejercicio en lugares públicos es específico de Asia y en particular de China. Al aire libre, en parques, los chinos se dedican colectivamente a diversas formas de ejercicio – desde el tai-chi, kung-fu y  yoga hasta el ejercicio especial para personas mayores. Todas estas formas de ejercicio según los chinos afectan a la armonía del cuerpo y del espíritu, mejoran toda la fisiología del cuerpo, asegurando la salud, condición física y por lo tanto la belleza.